Conceptos básicos sobre cerraduras.

Conceptos básicos sobre cerraduras.

En multitud de ocasiones recibimos llamadas de personas que “quieren cambiar su cerradura”, cuando en realidad quieren cambiar su “bombillo” (o combinación); otros muchos indican “que el cacharrito ese que se mete …..” (nombre técnico: “resbalón”) … o “la pestaña que se mueve” (automático).

En este artículo intentaremos desglosar algunos conceptos básicos sobre cerraduras y accesorios que habitualmente las acompañan.

¿Qué son las cerraduras y qué los bombillos? Llamamos cerradura al mecanismo completo, normalmente embutido en la puerta, que cierra la puerta cuando la empujamos mediante una piececita de forma triangular (resbalón) y que en ocasiones además nos permite echar piezas de anclaje lateral (bulones o petacas, en función de su forma). NO DEBEMOS CONFUNDIR por tanto la cerradura con la pieza que le confiere una combinación única y que es la permite que nuestra llave actúe sobre ella: Esto es el bombillo (aunque en ocasiones puede ser algo diferente, cómo las Borjas, Pompas, etc). Cómo el concepto en sí puede resultar algo lioso, veámoslo gráficamente:

Partiendo de estos conceptos, aclaremos algunas piezas importantes de las cerraduras:

Resbalón: La pieza de forma normalmente triangular que cuando empujamos con el dedo conseguimos meter hacia adentro. Su función es encajar en el marco de la puerta cuando la empujamos. Así se cierra automáticamente.

Petacas y bulones: El resbalón es una pieza muy endeble que cedería con facilidad ante cualquier golpe muy fuerte o bien un objeto tipo palanqueta. Con la finalidad de aumentar la fuerza con la cual una puerta está cerrada, podemos observar unas piezas de forma rectangular o cilíndricas que salen del lateral al dar vueltas con la llave. Estas piezas son llamadas petacas (cuando su forma es rectangular) o bulones (cuando su forma es cilíndrica). Pueden estar construidas de diferentes aleaciones para aumentar su seguridad. Trataremos ésto en posteriores artículos.

Manillas, pomos y cuadradillos: Observemos una puerta de paso de nuestro domicilio. Al menos en uno de sus laterales tendremos una pieza mediante la cual podemos abrir directamente nuestra puerta (salvo que tengamos echadas las vueltas de llave). Si lo que vemos es básicamente una “palanca” que empujamos hacia abajo, eso es una manilla. Si lo que observamos es una pieza redondeada (puede tener cantos o no) que debemos de girar para poder abrir, esto es un pomo. El concepto es sencillo, pero ….. ¿alguien se ha preguntado cómo se conectan las manillas y pomos a la cerradura, de manera que al moverlos ésta se abra?. Bien, se conectan mediante una pieza con forma cuadrada alargada llamada precisamente “cuadradillo”. Este encaja perfectamente con un cuadrado en el interior de las manillas y pomos y por otra parte con un cuadrado en la cerradura. Cuando giramos o empujamos, realmente estamos transmitiendo ese movimiento mediante esta pieza hasta la cerradura, que a través de mecanismos internos, se abre.

Desde Cerrajería Jomer insistimos en la especialización y profesionalidad de nuestros cerrajeros. En su casa sólo cerrajeros de confianza, que le den garantías en sus trabajos. Además, que estén asociados a UCES y ASMACE. COMO NOSOTROS.